Los restos de Sor Juana descansan ya en el sitio que ella eligió

QuéLeer

Las campanas doblaron para acompañar el último camino de los restos atribuidos a Sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695), que hoy fueron depositados en el antiguo templo de San Jerónimo de la capital mexicana con motivo del 320 del fallecimiento de la religiosa.

Resguardados dentro de un ataúd coronado por el rosario con el que fueron encontrados, los restos fueron llevados hasta el Coro Bajo del recinto, cumpliendo así con la voluntad expresada por la autora antes de su muerte.

Allí, rodeados por rosas rojas, fueron depositados bajo los versos «Triunfante quiero ver al que me mata, y mato a quien me quiere ver triunfante», que escribió la propia Sor Juana.

En su trayecto hasta su nuevo lugar de descanso, el ataúd fue acompañado por un numeroso grupo de personas que se habían acercado al lugar -muchos portando flores- para recordar a la autora, así como por el sonido…

Ver la entrada original 493 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s