Cuentos para recordar: pedacitos (II)

Cuentos de un mundo descosido

Android-Sad

El gigante los venció fácilmente. Para que no resucitaran los cortó en pedacitos y dispersó los pedacitos por varios puntos del planeta.
Luego se fue a descansar. Sentado sobre una roca tocaba una melodía en la flauta mientras se decía que al fin tendría paz.
Pero un rumor sordo lo distrajo. Buscó la causa durante unos minutos y cuando la descubrió se quedó helado.
Los pedacitos se buscaban, se llamaban, y lentamente se encontraban y se iban reuniendo. Con el tiempo, ellos volverían a armarse y todos los esfuerzos del gigante habrían sido en vano.
El gigante corrió y gritó y fue dispersando una y otra vez a los pedacitos, hasta caer agotado.
Era inútil, los pedacitos se reunían una y otra vez, con la certeza de que los esfuerzos del gigantes serían vanos, y que llegaría el día en que los pedacitos estarían todos reunidos. Ese sería el día…

Ver la entrada original 3 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s