Los otros

Mochilas en viaje

La historia transcurrió en el aeropuerto de Múnich. Al escribirlo todavía me tiemblan las manos de lo atroz que fue. Pero lo escribo para dejar constancia del hecho, o tal vez convencerme de que fue sólo en un cuento.

Era de noche, estábamos sentados cada uno compenetrado en sus libros. Kerouac me estaba llevando de viaje por Estados Unidos, a toda velocidad en un Cadillac prestado. Cuando de repente tengo la extraña sensación de que ese momento ya lo había vivido. Enfrente nuestro una pareja se había sentado. Las caras nos resultan familiares. Ahora, sabiendo lo que pasó, me doy cuenta que a uno le cuesta reconocer los rostros que no se esperan encontrar en un lugar determinado. Cómo si algunas personas pertenecer o un lugar o circunstancias determinadas.

Se pusieron hablar. Mostraron emoción por el porvenir. Hablaban de viajes, de un año, de India y de luego Asia. Los…

Ver la entrada original 671 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s