La maldición de los números primos.

Dos entre dos es uno.
Dos entre uno es dos.
Maldichos para respetarse,
tener importancia,
y no poderse dividir
exactamente
entre una cantidad distinta,
solamente entre lo único
que no puede cambiarlos.
Ser uno, o uno mismo.
Hay que ser primo,
o valiente
para dedicarse a esto.

Lola Jarana » Poemario »

Ver la entrada original

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s