Problema de los 9 puntos

Pregnancia existencial

9 puntosPropuesto por Paul Watzlawick(1) para comprender la importancia del marco de la situación en las relaciones interpersonales. Los estereotipos, lo que damos por supuesto, nos llevan fácilmente a callejones sin salida. No vemos la solución aunque la tengamos al alcance de la mano. Es que, en muchas ocasiones, todo depende de nuestra mirada.

Ver la entrada original 690 palabras más

Escaliers en Colimaçon

Évocation de Paris

Escaliers en Colimaçon

Los viejos edificios parisinos suelen contar con algún tipo de escalera helicoidal, siempre me ha llamado la atención que el aprovechamiento del espacio haya devenido en algo tan bello, merecedor de ser contemplado desde el primer al último escalón, no me apetece mucho pero haré el esfuerzo de volver a subir unos peldaños para mostraros la escalera de un inmueble de la rue Tiquetonne, en picado y en contrapicado, a mí me gustan las dos perspectivas.

 

blog escaliers tiquetonne 2

Ver la entrada original

Flechas de los Andes Gran Corte: Soy muy sensible a la belleza

Tercera Nariz

Soy una fan de la belleza, en todas sus formas. Me gusta cuando está a simple vista y me gusta mas aún buscarla en algo que inicialmente pareciera no tenerla. Me encanta el desafío de encontrarle la cualidad que hace distinta a una persona que al principio me cae mal. Me divierte ir sacando las capas y ver como aparece el humor, la generosidad o un millón de anécdotas en alguien que es intolerante, callado o charlatán, respectivamente. El prejuicio nos ahorra mucho tiempo, es cierto, pero también hace que nos perdamos muchas cosas.

Con algunas etiquetas de vinos me pasa lo mismo: hay vinos que compré porque la etiqueta me pareció hermosa y fueron una gran decepción y otros que los probé porque me los recomendaron muchísimo, pero los cuales jamás hubiera elegido por voluntad propia. Como Altos Las Hormigas, por ejemplo, que tiene una etiqueta que parece hecha…

Ver la entrada original 246 palabras más

Independiente mi viejo y yo

Una caricia divina

Un buen cuento de un inspirador como Eduardo Sacheri.

 

 

 

“Mirá que esta noche es el partido”, me dijo él. Hizo bien porque uno, a los cinco años, no tiene una conciencia cabal de la periodización del tiempo. Como mucho distingue el sábado y el domingo, porque esos días no hay que ir al jardín, y papá se queda en casa a jugar con uno. Pero con los otros días y las otras noches, la cosa se complica. Por eso sin la advertencia de papá, hecha con el beso de recién llegado del atardecer, yo habría pasado por alto la infinita importancia de esa noche. Los preparativos fueron los de siempre. Mientras él encendía el Stromberg-Carlson con suficiente antelación para darle tiempo a las válvulas, yo le pedí a mamá la ropa apropiada para el evento. Primero se negó a lo del pantaloncito corto, aduciendo que era invierno y…

Ver la entrada original 1.602 palabras más

Juguetes

Una caricia divina

Un hermoso cuento del Gordo Soriano.Osvaldo Soriano

 

El primer regalo del que tengo memoria debe haber sido aquel camión de madera que mi padre me hizo para un cumpleaños. No me gustó y no lo usé nunca quizá porque lo había hecho él y no se parecía a los de lata pintada que vendían en los negocios. Muchos años después lo encontré en casa de uno de mis primos que se lo había dado a su hijo. Era un Chevrolet 47 verde, con volquete, ruedas de retamo y el capó que se abría. Las ruedas y los ejes seguían en su lugar y las diminutas bisagras de las puertas estaban oxidadas pero todavía funcionaban.

Mi padre se daba maña para hacer de todo sin ganar un peso. En San Luis construyó una casa en un baldío de horizonte dudoso, cubierto de yuyos y algarrobales. El gobierno de Perón le había dado…

Ver la entrada original 1.433 palabras más