VEO VEO #7: UN ENCUENTRO INESPERADO

Mi vida en una mochila

Yo sabía de él, pero no esperaba verlo. No ahí. No sabía que iba a encontrármelo. No estaba en mis planes. Pero pasó.

Una tarde me lo encontré. Quedamos de frente, cara a cara. Él y yo. Él era tan grande, tan imponente. Su piel se veía suave, dorada bajo el sol cálido del otoño, que nos calentaba la piel. Apenas cruzamos miradas, supe que había hecho lo correcto: me encantó al instante, fue amor a primera vista. Me sentía tan cómoda con él -y en él-, que no hacían falta las palabras, el silencio bastaba para entendernos. Todo estaba claro desde el principio, no tenía secretos para mí, yo no tenía secretos para él, podía verlo todo aunque -irónicamente- sé que nunca terminaría de conocerlo.

Pasamos la tarde juntos, él y yo. La noche también; eso lo supe incluso antes de conocerlo. El cielo negro lo descubrió de otra…

Ver la entrada original 357 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s